• IngenieríaBiomédica

Trabajar como Ingeniero Biomédico en una ONG

Hoy os traemos un post bastante poco habitual. La historia de un joven ingeniero biomédico que al terminar la carrera decidió trabajar en ONGs: Florestan Boualame. Podéis verle en la imagen en la foto, y bajo estas líneas tenéis un resumen de cómo terminó trabajando en Haití y en Venezuela.


Siempre me gustó viajar y trabajar en lugares fuera de mi zona de confort y así fue como terminé estudiando ingeniería biomédica en Canadá y New Caledonia; porque yo quería trabajar en el extranjero.


Después de una Maestría en Ingeniería Biomédica en Nice, ciudad del sur de Francia, empecé a trabajar con una empresa farmacéutica como ingeniero de terreno, encargándome de dar soporte a todo Francia, mantenimiento preventivo y correctivo y formaciones de analizadores de sangre semi-automáticos. Los clientes eran laboratorios, universidades y empresas privadas.


Después de un año, me sentía en una rutina y buscaba otras oportunidades. Me di cuenta que Médicos Sin Fronteras (MSF) estaba buscando un ingeniero biomédico para trabajar en Haiti, pais que yo quería ayudar conociendo la reciente tragedia del terremoto que causó más muertes a nivel mundial en 2010.


Apliqué para el puesto y fui seleccionado como manager biomedico. Para mí fue una fantástica oportunidad ya que no sabía que era posible trabajar en organizaciones no gubernamentales como ingeniero biomédico y hacer tu trabajo ayudando a un país. Para mi esto es fantástico. Podéis ver unas imágenes del país bajo estas líneas:


Los problemas en Haití eran muy diferentes, y la motivación mucho más fuerte ya que cada equipo parado affecta la vida y el diagnóstico de pacientes. Mientras que en otros países se buscan otros hospitales o clínicas como alternativa, en los países donde están las ONGs si el hospital está parado las personas no pueden pagarse una clínica privada, y simplemente no tienen acceso al servicio.


Mi trabajo consistía en gestionar los equipos de electromedicina de los 3 hospitales que apoyabamos al nivel nacional, implementar nuevas herramientas, verificar el mantenimiento preventivo, encontrar soluciones lo más pronto posible en caso de emergencia o equipo dañado, gestionar proyectos, evaluar los proveedores locales, encontrar los equipos más adaptados a los requisitos en el terreno (que fuesen robustos a cambios en el voltaje, valorar problemas de robos, de suministro de agua…).


Tras nueve meses en Haití me fui a trabajar como referente de productos biomédicos en el centro logístico de MSF en Francia, lugar donde todos los equipos se reciben antes de ir a las misiones del mundo. Este era un trabajo de soporte a las misiones, de negociación sobre los precios con los proveedores, encontrar los nuevos equipos, seleccionar nuevos standards y ajustar las composiciónes de los equipos.


Después quise hacer un descanso para mejorar mi español y viajar. Entonces me fui de viaje por carretera durante varios meses desde Costa Rica hasta Colombia. Tras este viaje apliqué a un trabajo con Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Fui seleccionado y empecé mi misión en Venezuela, país también que me llamaba mucho la atención porque mi novia es venezolana y yo conocía la situación antes de llegar allí. Podéis ver unas imágenes del país bajo estas líneas:



Aquí estoy ayudando a 5 hospitales a nivel nacional, haciendo evaluaciones de los equipos que tienen un impacto importante al nivel de emergencia y que se pueden rehabilitar, estudiando el tema vida útil vs precio de las reparaciones, evaluando los proveedores que quedan (el 80% se fueron del país), comprando equipos que van a apoyar servicios clave dentro de nuestro mandato. Aquí podéis ver algunas imágenes de mi trabajo en Venezuela:

Voy a implementar formaciones sobre el uso de los equipos de manera regular y hacer un plan de mantenimiento preventivo. Los grandes problemas que tenemos son deficiencias de las infraestructuras necesarias (aire acondicionado), y que hay fugas de gases medicinales.

La idea es rehabilitar el ambiente para conseguir las condiciones correctas de trabajo para no dañar los equipos; éstos no trabajan bien y se dañan más rápidamente en un lugar caliente. Tenemos un enorme problema de falta de recursos humanos, y de robos, de hecho muchas personas se van del país porque el sueldo no alcanza ni para una comida (sueldo equivalente a 4-5 dólares al mes).


La historia de Florestan es un claro ejemplo de como desde esta profesión se puede hacer una contribución muy significativa a países que están atravesando situaciones complicadas.

0 views
  • facebook
  • Twitter Clean
  • YouTube B&W
  • LinkedIn B&W

© 2013-2020 por ingenieriabiomedica.org. Ningún derecho reservado :)